Sobre nosotros

Tercera Jornada Módulo Formación Pedagogía Calasancia en Curarrehue. Jueves 31 de mayo

La tercera y última jornada comenzaría a la sombra de unas imponentes montañas, aún sacudiéndose los restos de niebla, agua y nieve que nos habían acompañado en los anteriores días. Una fría pero soleada mañana que permitiría contemplar por primera vez los asombrosos colores propios del final del otoño que adornan las gélidas montañas, con el cercano volcán Ruka Pillán (más conocido como Villarrica en español, que en la cosmovisión mapuche significa “casa de los espíritus de los antepasados”), de fondo.

La tercera y última jornada de trabajo en Curarrehue estuvo conducida por el Delegado General de la escuela Pía en Chile, Padre Miguel del Cerro Calvo, que desplegó tres temas: “Estructura organizativa de las Escuelas Pías”, “Líneas de futuro de la Orden de las Escuelas Pías” y “Proyecto estratégico de la Delegación”.
Los participantes, reunidos en grupos de trabajo por colegio, realizaron un análisis conjunto de estas tres temáticas, destacando las fortalezas, debilidades y sugerencias en relación a estos tres temas en sus respectivos Centros.
Luego se realizó una puesta en común sobre lo realizado grupalmente, y P. Miguel profundizó sobre los distintos puntos que fueron apareciendo a partir del análisis realizado. En relación a los desafíos educativos, Padre Miguel señaló “en los colegios en Chile hay que tratar de acentuar la identidad para avanzar en la innovación”.
En relación a las “líneas de futuro de la Orden de las Escuelas Pías”, P. Miguel puntualizó sobre aquellos temas que competen a las necesidades y desafíos propios de la Escuela Pía en Chile: formación y acompañamiento del profesorado, la participación, beneficios para los funcionarios, sistema de calidad, calidad del profesorado.
El módulo finalizó con una evaluación por parte de los participantes.

Al terminar esta “jornada escolar” de formato reducido, acudirían a conocer la Escuela Parroquial de Los Sauces, sita a tan sólo 4 kilómetros del pueblo, donde los alumnos que habitan las zonas más rurales son llevados cada día por el transporte escolar. En esta escuela, los maestros pudieron ver un entorno aún más complicado que en el propio Curarrehue, aunque ciertamente acogedor, ya que se trata de una escuela rural donde alumnos de distintas edades comparten aprendizajes en una misma sala.
Resultó un auténtico aprendizaje desde la humildad, como estos niños son capaces de divertirse con un sencillo neumático viejo, un balón, y unos maltrechos instrumentos musicales.

Tras ello, y con poco tiempo debido al almuerzo que esperaba, se realizó una pequeña reflexión acerca de lo que habían significado y aportado estos días a los profesores participantes, presidida por P. Aitor Bilbao en la bonita Iglesia San Sebastián. Quienes se animaron a compartir sus pensamientos, tuvieron la oportunidad de agradecer la participación en el módulo de formación y manifestar su reencanto con la labor docente a través de la obra de san José de Calasanz. Mostraron que para ellos ha significado una importante profundización en su vocación educativa, que seguro sabrán compartir y aprovechar en beneficio de sus alumnos.

Aún saboreando el rico último almuerzo en el acogedor casino, se obsequió con unas bonitas tazas para el café, conmemorativas de Curarrehue y de las jornadas que los profesores y miembros de la delegación han compartido, que a buen seguro se verán en las salas de profesores y recordarán estos importantes días de intenso aprendizaje.

Sin tiempo para más, ya que a muchos esperaba un largo viaje de regreso, y tras el oportuno intercambio de números de teléfono y las, en muchos casos, emotivas despedidas, se emprendería la marcha, ya que al día siguiente los profesores regresarían a las clases donde deberán poner en práctica sus nuevos aprendizajes.

 

Los mantendremos informados de esta y otras noticias. A continuación compartimos algunas fotografías de este día.

 

 

Participantes en la primera parte del Módulo 1