Sobre nosotros

Escuelas Pías

Las Escuelas Pías

DISCÍPULOS DE JESÚS

Los escolapios somos, ante todo, discípulos de Jesús; pretendemos seguirle en su camino. Y ese camino comienza cuando Jesús acoge y bendice a los niños. Cuando Él dice: “si no se hacen como niños, no entrarán en el Reino de los cielos” y “lo que hicieron con un hermano mío de esos más pequeños, conmigo lo hicieron”. Desde esa imagen de Jesús, queremos llevar el Evangelio, para que la vida crezca en los pequeños y los pobres, mediante la Educación, mediante la Piedad y las Letras.

ESCUELAS PÍAS

Las Escuelas Pías somos una Orden Religiosa fundada en el siglo XVII por San José de Calasanz, dedicada a evangelizar mediante la Educación a los niños y preferentemente pobres. Por ello, nos consagramos con un cuarto voto especial: el de la Educación cristiana de la juventud.

En 1617, San José de Calasanz fundó la Congregación Paulina de Clérigos Regulares Pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías. El Papa Gregorio XV la elevó a Orden Religiosa en 1621, ya con el nombre actual. Pronto se extendió por toda Italia y Europa central. Hoy somos más de 1.300 religiosos, en 4 continentes: Europa, Asia, África y América.

EDUCACIÓN CRISTIANA

Las Escuelas Pías somos la primera Orden religiosa dedicada específicamente a la Educación cristiana popular a través de la Educación, con tres rasgos carismáticos presentes germinalmente desde el principio: dar prioridad a la Educación desde la infancia, a la Educación de los pobres y a la evangelización (Piedad y Letras; Espíritu y Letras). Este Carisma fue recibido por San José de Calasanz, ante todo, como la aceptación de una nueva misión evangelizadora y educativa, de la que participaron sus primeros compañeros.

UNA GRAN FAMILIA

Por más de cuatro siglos, los escolapios hemos estado siempre con otros a la cabeza de la Educación y, hoy como ayer, nos preocupamos por la formación de los niños, especialmente de los más desamparados, y por los sueños y aspiraciones de la juventud. Esta misión no la llevamos adelante en solitario, sino que la compartimos con más de cien mil laicos y con las congregaciones religiosas femeninas y masculinas que forman la gran Familia Calasancia.

Las Escuelas Pías en Chile

LLEGADA A CHILE

Los escolapios llegamos a Chile en 1886. El día 8 de febrero de ese año, a pedido de la diócesis de Concepción, seis escolapios desembarcaban en el puerto de Talcahuano. Fueron a trabajar en el Seminario de Concepción y en Yumbel. En esta ciudad se encargaron del famoso santuario de San Sebastián y de una escuela anexa a él.

El número de escolapios fue creciendo y la presencia de las Escuelas Pías pasó, dos años más tarde, a la ciudad de Copiapó. Por diversas adversidades, las presencias en Yumbel y Copiapó se perdieron a principios del siglo pasado.

En Concepción, sin embargo, se consolidó y se construyó el colegio Virgen del Pilar, hasta que el terremoto de 1939 lo destruyó totalmente, terminando así la presencia escolapia en esa querida ciudad.

La presencia de las Escuelas Pías en Santiago comenzó en 1896. Ese año el Presidente de la República, Jorge Montt, autorizó a los Padres Escolapios para hacerse cargo de los talleres de la casa de Huérfanos, en la que trabajaban  las religiosas de la Divina Providencia.

El trabajo fue muy fecundo humana y educativamente; tanto que hoy en día todavía se recuerda esa presencia en la comuna de Providencia con la dedicación de una calle al Padre Mariano Guíu, director durante muchos años de los talleres. Con harta pena, por circunstancias políticas, tuvieron que salir el año 1934.

Antes estuvieron un año en la calle Lira, llevando el Colegio San Juan Evangelista, hasta que finalmente se construyó el Colegio Hispano Americano en 1917, que consolidaría la presencia escolapia en Santiago en ese momento.

 

Las Escuelas Pías en el Mundo

En la mayoría de las naciones, la educación pública es algo normal y así lo concibe la gente. San José de Calasanz y los escolapios consideraron que la sociedad sólo puede avanzar si todos sus miembros, sin discriminación alguna, son educados, especialmente los niños. Ellos dieron origen al primer sistema de educación pública, así lo consideran muchos. Se entregaron a la educación de la niñez y juventud necesitada y a enseñarles de manera que fueran hábiles ciudadanos cristianos.

Actualmente el sueño de dar a todos los niños una educación cristiana continúa. Los Padres Escolapios siguen a Jesucristo por medio de la educación de la juventud en América, Europa, África y Asia. Han sido líderes en la educación por más de cuatro siglos, y todavía hoy se preocupan por los sueños y aspiraciones de la juventud. Actualmente, y casi desde el comienzo de la Orden les acompañan, colaborando “codo con codo”,  numerosos laicos en la función de educadores y otras muchas labores.

Estos son los continentes y países donde se encuentran:

  • Europa: Italia, Polonia, Hungría, Eslovaquia, Austria, República Checa, España, Francia, Bielorrusia, Ucrania y Rumanía.
  • América: Costa Rica, Nicaragua, República Dominicana, Cuba, Estados Unidos, Canadá, México, Puerto Rico, Argentina, Bolivia, Perú, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Venezuela.
  • Asia: Filipinas, India, Japón, Indonesia, China y Vietnam.
  • África: Camerún, Costa de Marfil, Guinea Ecuatorial, Gabón, Senegal, Mozambique y Congo.
initial image